(empecé este post sólo para darme el gusto de titularlo así)

Historias sobre ruedas de colectivos tengo, y muchas. Desde charlas con viejitas, hasta encuentros casuales, pasando por sustos, enojos y absurdos.

Sólo para contar una: generalmente cuando sube algún nene lo miro para captar su atención (y entretenerme un rato). A veces ni bola, otras veces me miran y se esconden tímidos, ahí empieza el juego...

Resulta que esa vez el nene era muuuy inquieto, de esos terremotos que te dan ternura en el momento pero por dentro pensás: ¿cómo cazzo hará la madre las 24hs del día?
Me mira, lo miro, un flash.
Al gurrumín le gustaba jugar a las escondidas o al ladrón y policía, lo descubrí rápido. Al rato de habernos encontrado en medio de una charla casi sin palabras -él sobre la madre en el asiento de adelante- me empieza a hacer señas con la mano y a decir "¡escondete! ¡escondete!" con su duulce voz...
¿Cómo le voy a decir que no?
Me 'escondí' y le hice el típico juego de "¡acá tá!", una, dos, tres veces...

El colectivo avanzaba, pero no lo suficientemente rápido como para llegar a mi destino y por fin bajarme. La tortura seguía.

La situación me empezaba a dar mucha gracia, no me podía cambiar de asiento porque el colectivo estaba lleno, el nene que se había obsesionado con la escondida ¡y la madre estaba chocha porque había conseguido una babysitter a bordo!

Obviamente me empecé a reír, mientras intentaba pensar cómo se le dice bassssta a un bebé sin ser grosera.
Pero lo más gracioso fue que cuando levanté la vista y estaban todos tentados con lo mismo. No era para menos...

Complicidad. Estuvo bueno.

~ella

Sobre colectivos

El mundo de los colectivos forma parte de mi vida desde hace tiempo. Y cuando digo mundo de los colectivos no me refiero a los colectivos solamente, sino también a colectiveros, mis amigos del colectivo, amigos de los colectiveros, paradas de colectivo, caminos a las paradas y todo lo que ocurre en torno a ellos.

Para mí siempre fue mucho más que un simple traslado geográfico, es una actividad en sí. Porque desde el momento en que salgo hacia la parada hasta que llego a destino pueden pasar tantas cosas...

Primero y principal, disfruto mucho el camino hacia la parada y voy a ser sincera: no hay vez que no prefiera ir acompañada. ¡Las charlas hacia la parada de colectivo son únicas! Como es un momento sin sustitutos se maximiza la experiencia, se hace valer la companía, se charla de lo que tenías pendiente o simplemente se retoma la última charla que se cortó cuando llegó el colectivo...

Si me toca ir sola no hago nada original, sólo pienso (aunque algunas veces de laguna mental tarareo). Pero no es un pensar común, es un pensar andando. Es un pensar con el viento pegandote en la cara, con el sol encandilándote de a ratos, con el peso del bolso en los hombros, los tropiezos con las baldosas salidas y las intromisiones del tráfico. A veces me asombro, porque he logrado pensamientos iluminados bajo esas circunstancias, aunque otras tristes veces me he quedado en la trivialidad de ¿cuánto faltará para llegar?.

La espera muchas veces se hace larga, pesada, interminable. Pero nunca falta la señora que se acerca con mirada de preocupación y me dice: -¿hace mucho que pasó el anterior?- Que divina la señora y que divina la pregunta, porque si supiera esa información yo tal vez ya estaría en mi casa. Pero para no desilusionarla prefiero decirle: -¡Sí! yo lo perdí por un poquito, así que debe estar por pasar el próximo-.

...

No tengo idea cada cuánto publicaré, sólo se que vengo escribiendo hace rato y jamás compartí nada...
Me dieron ganas de escribir acá lo de todos los días, o lo que pasa una sola vez en la vida.

Para empezar: Balada para un loco de Piazzolla y Goyeneche.

Cuando descubrí este tango no podía entender la magia que envolvía y transmitía, me superaba cada vez que lo escuchaba, y hoy me sigue conmoviendo...

Es una invitación a la locura, a la imaginación sin límites, a la vida plena sin vergüenza y al amor sui géneris.



Sublime combinación de interpretación y música...

~ella, la colifata

Entradas más recientes Página principal